Monturas

Prueba: Porsche 911 Carrera 3.2

Desde siempre los coches del fabricante de Stuttgart me han parecido sumamente especiales, con un atractivo y una deportividad muy superior a la gran mayoría de los coches contemporáneos, así que cuando tuve la oportunidad de probar este 911 Carrera 3.2 del año 1984 no dudé ni un segundo en ponerme a los mandos.

WhatsApp Image 2018-08-24 at 12.44.36
911 Carrera 3.2 Coupe

Mi experiencia anterior conduciendo Porsches con motor bóxer fue siempre con modelos fabricados ya en este siglo. Su comportamiento y especialmente sus motores han contribuido mucho en mi admiración por esta marca. Hay una razón por la que el 911, y sobre todo su variante 997, son una referencia entre los deportivos, y es que no hay nada que este coche haga mal.

Cada vez que pruebo un Porsche me sorprende el contundente empuje de su motor a bajo y medio régimen, muy superior al que cabría esperar de la potencia que declara el fabricante.

Este bóxer 3.2 refrigerado por aire no fue una excepción, los 6 cilindros bóxer de Porsche son quizá los motores con mayor elasticidad y más reserva de empuje en cualquier régimen que haya conducido. Sorprendente sobre todo tratándose de motores atmosféricos.

WhatsApp Image 2018-08-24 at 12.44.36 (1)
911 Carrera 3.2 Targa

Soy un firme defensor de los vehículos clásicos y completamente analógicos frente a los coches modernos, pero hay ciertas características de estos 911 ‘Luftgekühlt’ que no me permitieron disfrutar plenamente de su conducción y que eché de menos comparándolo con sus hermanos más modernos.

La primera característica que me resulta sumamente incómoda es la posición al volante, aún cuando suelo llevar el asiento en su posición más baja (o casi) en coches modernos, en este 911 el asiento me parecía excesivamente bajo en cualquier posición con respecto al volante y el salpicadero, robándome este último cierta visibilidad frontal.

A cambio ofrece quizá el mejor cuadro de instrumentos que se pueda encontrar en un coche de producción, con toda la información necesaria mostrada en relojes de un tamaño perfecto para su lectura sin dificultad. Además este 911, y esto se puede aplicar a la mayoría de coches clásicos, ofrece mucha luminosidad interior gracias a la gran superficie acristalada.

porsche1.jpg
Fuente: autofacil.es

Los asientos son cómodos y no eché de menos mayor sujeción lateral en ningún momento, aunque tampoco exprimí el coche a niveles que quizá sí me habrían hecho necesitarla.

Otro aspecto curioso es la forma del pedal de freno y la poca sensación de seguridad que transmite. Me recordó mucho al pedal del Citroën CX, en el cual si no pisas justo en el centro, tienes la sensación de que el pie se puede escurrir en cualquier momento. Además los pedales están sensiblemente desplazados a la derecha, lo que complica aún más la adaptación a su tacto y posición. A cambio el pedal del acelerador, anclado al suelo, hace facilísima la maniobra de punta-tacón. Una de cal y otra de arena una vez más.

Cada vez que pisaba el acelerador tenía la sensación de que las ruedas delanteras se iban a despegar del suelo (la conocida flotabilidad del eje delantero de los 911). Cierto es que en todo momento el eje delantero respondía con precisión a lo que le indicaba con el volante, pero esta particularidad requiere seguramente un largo tiempo de adaptación hasta llegar a tener plena confianza en las ruedas delanteras, y por desgracia mi prueba no fue lo suficientemente larga.

WhatsApp Image 2018-08-24 at 12.44.36 (2)

El comportamiento en curva de este coche me pareció sensacional. El límite de adherencia siempre estuvo bastante por encima del límite hasta el que yo estaba dispuesto a llegar, seguramente por esa falta de confianza en el eje delantero que comentaba anteriormente. Una vez apoyado, el volante transmite muchísima información, gracias a su sensacional dirección sin asistencia de ningún tipo; si bien es cierto que para quien esté acostumbrado a direcciones asistidas, esta dirección en particular tiene un comportamiento ligeramente diferente, requiriendo cierto esfuerzo sobre todo para iniciar el giro.

Sé que me repito mucho con esto, pero el sonido de ese motor, ¡qué sonido! y pudiendo disfrutar de él con el coche descapotado es toda una experiencia.

El diseño de la carrocería del 911, totalmente atemporal y que mantiene su filosofía tras más de 50 años de evolución, es un icono del automovilismo, y para mí uno de los coches más bonitos que se hayan fabricado. Prueba de ello es que sigue triunfando en el mercado, como digo, más de 50 años después de la presentación del primer 911.

WhatsApp Image 2018-08-24 at 12.44.34

Me gustaría probar algún otro 911 refrigerado por aire para contrastar la opinión agridulce que me dejó este modelo. Tras esta prueba tengo ciertas dudas acerca de los precios extremos que están alcanzando los 911 clásicos en el mercado de segunda mano. Sé que hablamos de un icono del automovilismo, pero si se tratase de mi dinero, seguramente no fuese a parar a un 911 habiendo cosas como el Jaguar E-Type por precios similares.

Fotografías cortesía de Jose González (http://mishistoriasdelmotor.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s