Historia, Locost

Locost Seven: Parte 2 – El origen

Los coches artesanales se llevan construyendo desde los albores del automovilismo. En 1896 Thomas Hyler-White diseñó un coche que podía ser fabricado en casa. La guía completa para su construcción se publicó en la revista “The English Mechanic”.

engl_mech_3hp_01b

Durante los años 50 las carrocerías de muchos coches antiguos estaban sucumbiendo al óxido, y los coches eran desguazados ya que las reparaciones eran generalmente inasumibles económicamente. De aquí surgió una nueva industria que proporcionaba carrocerías y chasis, permitiendo reutilizar los componentes en buen estado.

En el mercado inglés de los años 70 muchos de los coches se vendían parcialmente montados para evitar los elevados impuestos. De este modo se tasaban como componentes en vez de como coches completos.

51B5TBAQ1PL._SX258_BO1,204,203,200_

 

El término Locost se utilizó por primera vez a mediados de los años 90 en el libro “Build your own sports car for as little as £250”, escrito por Ron Champion y publicado por la editorial Haynes.

Locost es el nombre con el que se conoce a las réplicas artesanales del Lotus Seven de Colin Chapman, por ello, para remontarnos a los orígenes de este tipo de kit-car en concreto, tendremos que hablar de este ingeniero y sus creaciones.

 

Chapman fabricó su primer coche en 1948, el Lotus Mark I, que utilizaba un chasis de Austin Seven. Pronto adquirió una enorme reputación como diseñador y constructor en carreras de trial, siguiendo con el desarrollo de sus máquinas para construir el Lotus Mark II.

Convencido de que sus creaciones funcionarían bien en circuito, dio el salto a las pistas debutando el 3 de junio de 1950 con este Mark II, llevándolo a la victoria por delante de nada menos que un Bugatti Tipo 37.

Tras construir artesanalmente varios coches para competiciones de trial y circuitos,  con la financiación de las 25 libras necesarias por parte de quien posteriormente sería su esposa, Hazel Williams, consigue fundar Lotus Engineering Co. Ltd.

Lotus presenta su primer coche de producción en 1952; el Lotus Mark VI, con chasis tubular, que se vendía al público en forma de kit.

Posteriormente, durante los años de producción del Lotus Eleven, en una cena con amigos, le sugirieron fabricar un coche sencillo para volver a atraer a los compradores del Mark VI. Esa misma noche hicieron los primeros bocetos y en una semana habían fabricado el primer prototipo, fuertemente basado en el Eleven. Este coche se presentaría en 1957 como Lotus Seven.

lotus 1959 seven-1

 

Lotus siguió fabricando este modelo hasta 1973. La nueva legislación hacía que los kit-cars no fuesen tan ventajosos impositivamente, por lo que en Lotus decidieron centrarse en la producción de deportivos. Sus únicos representantes en aquel momento, Caterham Cars en Reino Unido y Steel Brothers Limited en Nueva Zelanda, adquirieron la licencia de fabricación. Caterham Cars lleva fabricando y mejorando este coche desde entonces.

 

Después de esto muchos otros fabricantes se sumaron a la fiebre de las réplicas del Lotus Seven con resultados variopintos. Y tras la publicación del libro de Ron Champion somos muchos los aficionados que nos hemos lanzado a la aventura de construir nuestro propio Seven.

Muchos de los proyectos se quedan por el camino. ¿Seremos nosotros uno de ellos?

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s