Opinión

Opinión: DSG, la gran mentira

No sé si por suerte o por desgracia llevo un tiempo conduciendo un Volkswagen Golf VII con cambio DSG como coche de diario. Hasta conducir este coche, no había tenido la oportunidad de probar la caja de cambios ‘que va a desterrar a los cambios manuales’.

Así como las nuevas cajas de convertidor de par me tienen muy gratamente sorprendido, e incluso me plantearía tener un coche equipado con una de ellas como coche de diario, la caja DSG ha sido una absoluta decepción.

Hay muchos factores que hacen que esta caja no me guste, también es cierto que el coche y la cantidad de gadgets tecnológicos no ayudan; muchas de estas novedosas soluciones dificultan y hacen incluso peligrosa la conducción.

Los factores principales de marketing de las cajas DSG son su inigualable velocidad y la comodidad de funcionamiento.

Sin duda es una caja rápida cuando sólo necesitas cambiar a la velocidad inmediatamente inferior o inmediatamente superior, que son las que dependiendo de la situación ya están engranadas, peor si necesitas bajar dos o más velocidades, un Tiptronic del año 96 es comparable en velocidad.

Llegar a un semáforo o un stop es toda una experiencia con esta caja de cambios. Con un convertidor de par o caja manual, te puedes acercar suavemente y frenar sin brusquedades; aquí no, el embrague sigue engranado hasta que estás casi parado. Para poder realizar una parada con suavidad es necesario reinventar el concepto de frenada regresiva, frenar fuerte hasta estar casi completamente parado, y después dejar al DGS empujar ligeramente al coche mientras sigues frenando con menos fuerza hasta pararlo.

La combinación con otros sistemas del coche es incluso más irritante, pues el Start&Stop apaga el motor antes de que el coche esté totalmente parado, solucionando la brusquedad de la que hablo, pero dejándote sin dirección asistida cuando el coche aún sigue en movimiento, o sin motor cuando llegas a un ceda el paso. Para más inri, aunque se desactive el Start&Stop, se activará cada vez que vuelvas a dar al contacto. Maravilloso.

Siguiendo con la lista de novedades tecnológicas irritantes que incorpora este coche, y sin entrar a criticar el sistema multimedia u otros accesorios que no interfieren directamente en la conducción, casi al nivel de la caja de cambios está la dirección; excesivamente asistida, excesivamente directa y sin absolutamente nada de feedback. La dirección es uno de los pocos elementos del coche que informa al conductor del estado del asfalto por el que se circula, y de qué están haciendo los neumáticos, ¿realmente queremos perder esa información?

Tras esta experiencia, sólo puedo llegar a una conclusión. No siempre más tecnología implica mejores productos. Como ya dije en otros artículos, el mundo del automóvil se guía cada vez más por el marketing. No sé a dónde nos va a llevar esta tendencia, pero no es bueno, de eso no tengo duda.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s