Monturas

Ponga un Hemi en su vida

En nuestro reciente viaje a la Costa Oeste de EEUU decidimos alquilar un coche que no sólo nos permitiese movernos entre los diferentes parques naturales, sino algo con lo que pudiésemos disfrutar de ese proceso. Por supuesto, discurriendo una de las partes del viaje por la Ruta 66 histórica, sobre la que haré una reseña en un artículo posterior, que el coche sea un Muscle Car americano es una premisa obligada. Por ello nos decantamos por un Dodge Challenger R/T Hemi. ¡Y cómo me alegro de haberlo hecho!

DSC_0027

Supongo que el lector conocerá el dicho americano de “There’s no replacement for displacement”. Lo secundo al 100%, igual que defiendo fervientemente la importancia de un motor lleno de par. La sensación de empuje de este motor Hemi de 5.7 litros es maravillosa, sin perder además la respuesta y sobre todo el sonido de un motor atmosférico. ¡Qué sonido! Seguramente lo mejor de este coche.

Acostumbrado a los 16 litros de consumo medio del Vantage, quedé francamente sorprendido por la frugalidad del motor Hemi, rondando los consumos las 30mpg (9.5l/100) y 20mpg (14l/100).

IMG_3986

A contener los consumos ayuda, indudablemente, la caja de cambios ZF de 8 relaciones y convertidor de par, tan alabada por todo el mundo del motor. Siendo yo un acérrimo defensor de las cajas de cambios manuales reconoceré que quedé muy gratamente sorprendido con su excelente funcionamiento. Es rápida, cómoda y casi siempre efectiva. Los puntos negativos que le encuentro son un funcionamiento ligeramente más brusco en frío y que en modo automático no llegué a encontrarme a gusto en carreteras de montaña de segunda-tercera, tanto en la configuración normal como sport, pues hace los cambios de marcha a destiempo y muchas veces sin que sea necesario. Quizá en otro coche donde esté puesta a punto para una conducción más deportiva mi opinión pueda variar diametralmente.

Aunque las llantas de la unidad que probamos son de 20 pulgadas, el coche se adapta muy bien a los baches, transmitiendo además muy pocas vibraciones al interior. La suspensión se comporta bien en uso en carretera amplia y no deja moverse en exceso en carreteras más reviradas. Los puntos negativos de la suspensión afloran sobre todo en apoyo, donde es fácil que el coche se descoloque del eje trasero con las irregularidades de la carretera debido al elevado peso del conjunto.

Hasta entonces, salvo algún Porsche, apenas había conducido coches de tracción trasera sin autoblocante. Ninguno con configuración clásica de motor delantero y tracción trasera (sin autoblocante). La pérdida de adherencia en aceleración es mucho más evidente de lo que pensaba, quizá por el elevado par de este motor. En superficies con poca adherencia la rueda interior pierde agarre casi de manera inmediata lo que hace que la motricidad no sea deslumbrante, pero queda compensando por un comportamiento muy noble en la salida de la curva.

El aspecto que menos me gusta de la mecánica del Challenger es su dirección eléctrica, que aunque ya es la norma en la mayoría de coches del mercado no acaba de convencerme. No sabría explicar la sensación que me provoca este tipo de direcciones, parece que el feedback que recibe el conductor es un tanto reactivo, más que la lectura de las irregularidades de la carretera. Me recuerda a la sensación de conducir en un simulador.

IMG_3735

Terminada la reseña sobre la mecánica, vayamos ahora al habitáculo. Los asientos me parecieron  cómodos, quizá excesivamente anchos, pero debemos tener en cuenta que es un coche diseñado para el mercado americano. Tras dos semanas y 3000km el asiento del conductor tenía la tela de la banqueta dada de sí.  Aún así, como decía cómodos y perfectos para conducir por largas rutas. La posición de conducción me pareció también muy buena. Acostumbro a llevar el asiento en una posición sensiblemente baja y en dicha posición el conductor queda integrado en el salpicadero y la consola, que es bastante alta.

Tiene una buena visibilidad exterior a excepción de la vista en 3/4 trasero, donde los pilares C, que son extremadamente anchos, bloquean casi toda la visión, dificultando enormemente ciertas maniobras.

DSC_0988

La capacidad de carga del maletero es perfecta para un uso como gran turismo, con hueco para dos maletas grandes y tres bolsas de deporte.

En resumen, ¿lo compraría?

Sí, sin duda.

DSC_0014

2 comentarios en “Ponga un Hemi en su vida”

  1. ¿Pero lo compraste o no?

    No sé de qué carajo hablas en la mitad de los párrafos; pero las fotos me han encantao, están chulísimas.

    1. ¡Claro! Durante unos días fue mío… 🙂

      Las fotos son más mérito del sitio donde están hechas que del fotógrafo, jeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s